Ecce Homo o cómo colorear el mundo

A propósito de una noticia aparecida recientemente en los periódicos sobre un caso parecido al Ecce Homo de Borja, me he vuelto a interesar en aquella peripecia cuya protagonista, Cecilia Giménez, conmocionó a medio mundo con su “gesta” e hizo que su pueblo pasara a formar parte para siempre de los mapas de geografía.

Ecce Homo

Resulta que, lejos de eliminarse la malograda obra de la veterana autora, el Ecce Homo de Borja sigue luciendo orgulloso su mediocridad allí donde quedó pintado. Y es que, desde aquel 2012 que a la buena mujer se le ocurrió restaurar la obra, han visitado el Santuario de Misericordia más de 130.000 personas de todos los lugares del mundo. Repetid conmigo: 130.000 personas. Casi “ná”…

Soy de esos a los que les gusta, después de leer una noticia, pasearse por la sección de comentarios. Lo hago para casi todas, sino todas las noticias. De hecho, probablemente me gusten más los comentarios que la propia noticia en sí, llamadme masoquista. Y es que la gente es increíble. Los hay ingeniosos, cabreados, elocuentes, tímidos, condescendientes, etc. En general, aquello suele parecerse a una jaula de grillos. Los cabreados son los que más captan mi atención. ¡Qué capacidad tiene la gente para saltar! Algunos aceleran de cero al insulto en menos de lo que un deportivo  se pone a 100km/h. Y en esta noticia en cuestión, obviamente, no podían faltar los detractores. Gente que por un motivo u otro no comulga con la buena mujer y con lo que hizo allí. No es mi intención juzgar ese tipo de comportamientos, allá cada cual. A mí, simplemente, me sorprenden. Lo que sí me gustaría preguntarles es sí, más allá del resultado artístico de la imagen, se han parado a pensar sobre la capacidad de movilización colateral de esta mujer: 130.000 personas, por el momento, son muchas personas. Un logro que está al alcance de muy pocos, independientemente de los motivos que lo hubieran propiciado.

Nuestro mundo

La mayor parte del tiempo vivimos en un mundo gris y anodino. Podríamos decir que hasta aburrido. Pero, afortunadamente, de vez en cuando, aparece alguien en él que pone una nota de color. Quizá aquel despunte tonal no cuadre con la fría perfección monocromática de un aséptico impoluto y tradicional. Quizá muchos lo miren con extrañeza, como diciendo que aquel esperpéntico tono coloreado trastoca su mundo perfecto y cuadriculado. Otros, me atrevo a decir los más, se toman ese borrón informe como una oportunidad para salir de la rutina, para disfrutar con la elegancia de lo simple. En la chapuza también puede haber belleza y sobre todo emoción. Porque de eso se trata. Cecilia Giménez ha sabido conmover al mundo. Da igual cómo lo haya conseguido. Aquí no se trata de ser mejores, si no de ser auténticos. No grises, cuadriculados y predecibles.

Los eruditos, aquellos tipos que prefieren el mundo gris, se tiraran de los pelos y desearán que el común de los mortales, en el que me integro con gusto, no aupemos a pseudo artistas a un Olimpo sólo reservado para ellos. Lo curioso del caso es que alguien se pueda llegar a sentir ofendido por este mismo razonamiento y por estas palabras. ¿Quién se auto-denominaría tipo gris? Quizá erudito pase, pero tipo gris nadie. ¿Entonces?

Se mire como se mire, el Ecce Homo es arte. De las nueve acepciones de la RAE sobre la palabra en cuestión, ninguna trastoca esa afirmación. Se puede tener mucho, poco o nada de arte. Pero se tiene. Y cada día, una inmensa peregrinación de creyentes así lo demuestra.

Esperemos que así siga siendo. Yo de momento, voy a por mis pinceles.

Anuncios


Categorías:Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: