Relato: El espejo

Espejo

El espejo de la habitación le mostró, como siempre, la realidad que ella se había negado a aceptar.

– Sí, mucho mejor así – respondió, acariciándose las mejillas sonrojadas, por tantas lágrimas malgastadas. El espejo, en un movimiento inocente, repitió su gesto.

Amaba ese espejo, pero hasta ahora no había sabido por qué. Aquel viejo sabio siempre le había contado la verdad. Había sido su consejero durante tantos años de sufrimiento y ella no le había escuchado. Pero, por fin, esos días habían terminado. Lloró por última vez y, el espejo, en cambio, presagiando un futuro esperanzador, sonrió de alegría.

Anuncios


Categorías:Relatos

Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: